Apostemos por El packaging del futuro

Joselyn Corona

La importancia del packaging, envases creativos e innovadores: las marcas pretenden atraer a los consumidores adaptándose a sus expectativas y ofreciéndoles una experiencia de consumo cada vez más personalizado. 

Ya sea en ferias, tiendas, kioscos, supermercados , perfumerías, panaderías y más… la presentación, el embalaje, envoltorio del envase o paquete o es lo primero que nos llama la atención. 

Estamos en un mundo en el cual la competencia entre las distintas marcas es una de las experiencias del cliente y vemos fundamental no menospreciar la importancia de los envases. A nivel de costo muchas empresas no apuestan por dar este paso, pero otras se inclinan a innovar y ofrecen la diferencia en su presentación. 

Hay quienes dicen que la “caja” es lo de menos, pero, ¿es esto verdad? Piensen en el último producto que les provocó una sonrisa al verlo, les atrajo su presentación o les interesó su interior solo por cómo se veía por fuera. 

Apostar por envases ecológicos y sostenibles. El respeto al medio ambiente y el compromiso de las marcas hacia este tema es positivamente valorado. Por eso, para condiciones de igualdad en precio, la sostenibilidad de los envases se convierte en un factor de compra decisivo. 

Pensar si esos productos toman en cuenta nuestras necesidades como consumidores, nuestras necesidades de soluciones innovadoras para el almacenamiento, consumo y apertura; pensar si esos productos tienen envases reciclables, ecoamigos, fáciles de abrir y fáciles de reutilizar. 

¿Qué tipo de diseño impresionará a los consumidores?  Todos ellos han de incluir un diseño de alta usabilidad, funcionalidad y comodidad. Dependiendo de cómo sea esta experiencia, el consumidor construirá la imagen de marca y ésta afectará en gran medida a la recompra. 

El consumidor necesita envases capaces de cumplir todas las tareas que se le presuponen en un amplio abanico de posibilidades en cuanto a tamaño.  

Las empresas deben pensar en invertir en el departamento de innovación, y no solamente para “obtener ideas nuevas”. El origen de un gran proyecto de innovación está justamente en detectar las posibilidades de mejora de un producto. 

Por ejemplo: 

“Vender sopa en una taza apta para microondas es una innovación incremental promocional, ya que aporta funcionalidad y el atractivo de conservar y coleccionar el envase. El producto y el material del envase no son innovadores en sí mismos, pero sí es innovadora la manera en la que se combinan.” 

Las empresas consiguen ventajas competitivas mediante innovaciones, pero la novedad puede surgir de la combinación de una forma de conocimiento y de tecnologías ya existentes.  

También la novedad puede darse ya sea por aumentar la eficiencia, la comodidad, o los costos del producto. La innovación consiste en tomar todo lo ya existente y reinventarlo, organizarlo o cambiarlo agregándole algo nuevo.  

Otro ejemplo: 

“Una innovación en la comercialización de cerveza son las cervecerías que venden envases reutilizables donde el usuario va al local a rellenarlo, y no vuelve a pagar por el envase. Este concepto combina la conveniencia económica y la ecológica.
Este modelo también es llevado en algunas tiendas donde se venden productos por peso.  

En Sociment tenemos una fábrica de ideas interna donde brindamos a nuestros clientes la oportunidad para detectar y accionar cambios en el mercado. 

Lo mejor de las ideas es ponerlas en práctica, con lo cual una buena manera es probar y hacer prototipos en los proyectos de innovación de manera rápida y económica, para no invertir demasiado en algo que aún no haya sido validado. Las ideas nuevas necesitan cumplir con las expectativas de las empresas, sus capacidades y, fundamentalmente, su equipo humano, esta es la fuente de toda la inspiración. 

Acerca de Joselyn Corona

Artículos relacionados