Detrás de la cámara. Gastronomía.

Rocio Nogales

Las redes sociales nos muestran un mundo lleno de imágenes alucinantes, impactantes y envidiables. Hoy os mostraremos algunos trucos que los mejores fotógrafos usan detrás de las cámaras.

Ya se sabe que las empresas cuidan cada vez más sus imágenes para mejorar su marca y estatus pero… ¿son 100% realidad o tienen parte de ficción?

Aquí vemos imágenes impactantes, ¿Qué porcentaje de realidad creéis que tienen?

Y esta es la sesión de fotos detrás de la cámara.

Hoy os queremos enseñar trucos de fotografía gastronómica que hacen que los platos que pintan deliciosos no sean nada comestibles.

Al igual que a una modelo en una sesión fotográfica, hay platos que también necesitan “maquillaje” para que su aspecto quede increíble.

Pegamento + crema solar en lugar de leche.

Esto le da al producto una consistencia que no se lograría si se utilizara leche real.

Jabón para generar espuma.

La espuma de jabón aporta un color y una textura que hace más apetecible la cerveza.

Crema de afeitar en los helados.

Los helados se derriten demasiado rápido. La crema de afeitar da el mismo aspecto y nos tenemos mucho más tiempo para conseguir la foto perfecta.

Incienso en vez de vapor.

El vapor da la sensación de que el plato está recién hecho, sensación que atrae al público hambriento.

Las frutas se rocían con desodorante para que brillen.

El brillo del desodorante aporta a la fruta un aspecto más fresco, saludable y apetecible.

Entre las capas de pasteles ponen cartón.
Para que los bizcochos mantengan mejor el volumen, se les pone cartón entre las capas y se juntan con palillos de dientes.

El helado se sustituye por puré de patatas.

La combinación de puré de patatas y colorante da el resultado de un helado apetitoso y recién servido.

Acabamos de ver que detrás de las cámaras hay muchos trucos utilizados en fotografía gastronómica para mejorar el aspecto de los platos.

En Sociment, aunque nos gustan todos estos trucos y nos parecen súper interesantes, apostamos por lo real y auténtico para que el cliente final no se lleve sorpresas desagradables.

¿Qué opináis? ¿Preferis la realidad o la ficción?

Acerca de Rocio Nogales

Artículos relacionados