A las marcas ya no les sirve seguir haciendo lo mismo

Mario Tascón

Hablamos de innovación. Esta palabra que proviene del latín “innovatio” que significa “Crear algo nuevo”, aparece hoy en día en múltiples artículos, debates, entrevistas, etc. ¿Por qué? Porque seguir haciendo lo mismo nos va a llevar al cierre. Según Joseph Schumpeter, introductor del concepto innovación en economía, afirmaba, con total veracidad, que las invenciones e innovaciones son la clave del crecimiento económico. Utilizando estas mismas palabras, debemos replantearlo en nuestra propia empresa o marca, desarrollar esas innovaciones y cambios, pero ya no solo para crecer sino para poder sobrevivir.  

Las empresas tienen el poder de tomar partido en ser mejores, diferentes, aportar algo nuevo y con valor para sus clientes o simplemente, seguir en la misma línea que en su momento les dieron grandes resultados pero que poco a poco va a llevarles a perder posición en su mercado. 

Vemos constantemente nuevas ideas de negocio, nuevos productos, nuevas formas de hacer las cosas, de organización, de darse a conocer… y esto es lo que toda empresa debe pensar y empezar ya a desarrollar. 

Una persona que trabaja muy preocupado en este tema y enfocado en desarrollarlo en el sector turístico, fuente de negocio importantísimo en nuestro país y aún más si cabe en nuestras islas, dijo en una conferencia a la que tuve la suerte de ir, que las empresas se tienen que enfocar en replantearse sus modelos de negocio aunque el actual esté funcionando ahora mismo, para prepararse para los cabios que están sucediendo.  

Por lo tanto, las empresas deben orientar una parte de su organización a buscar alternativas; nuevos productos diferenciadores, modelos, formas de comercializar, procesos… para poder seguir aportando valor a sus clientes y poder convertirse o seguir siendo un referente. 

Para los que no están tan metidos en la parte de innovación de las empresas, quiero diferenciar cuales son los 4 tipos de innovación, según El Manual de Oslo publicado por la OCDE en 2005; de producto, de proceso, de comercialización y de organización, añadiéndose posteriormente el de modelos de negocio.  

De producto: Evidentemente, diferenciándonos con nuestro producto, ser novedosos, diferentes, añadiendo algo que no se ha hecho nunca, o presentarlo de una forma que impacte de forma diferente 

De proceso: todas las novedades creativas y diferenciadoras que seamos capaces de añadir en los procesos de producción o de fabricación, por ejemplo. 

De comercialización / marketing: La aparición de la venta online, nos ha abierto un nuevo foco para que nuestras empresas vendan. En su momento Amazon, que empezó en el año 1995 a vender libros por internet, cuando aún nadie lo hacía. El Social Selling ahora tomando gran impulso como innovación en la comercialización de tus productos o servicios. 

De organización: Cambios en los procedimientos internos y externos de la empresa, cambios del lugar de trabajo todo con el objetivo de optimizar la productividad, la felicidad, el compañerismo, la creación, el intraemprendimiento…y claro está, reducir los gastos. 

De modelos de negocio: Replantear cómo nuestra empresa o proyecto de negocio va a aportar valor a nuestros clientes y cómo éstos pagan por ese valor que reciben. 

Además de estos tipos de innovación, han ido surgiendo más, Jay Doblin, diseñador industrial, clasificó las innovaciones en 10 tipos de categorías, conocidas como Ten Types of Innovation pero de estas hablaremos en el próximo artículo. 

Acerca de Mario Tascón

Áreas eCommerce y Big Data. BBA (Bachelor of Science in Business Administration). Degree of International Business Management por ESM Tenerife. Master en eCommerce por IEBS.

Artículos relacionados