Marketing digital turístico, potenciar una marca a través de buenas prácticas.

Tomás Martínez

Hoy te vamos a contar qué es el marketing digital turístico y cómo nos ayuda a entender una ciudad o región y los valores que transmite en internet. La idea es sencilla y a la vez muy potente, ya que une conceptos como la imagen de marca o las estrategias que debe seguir cualquier persona o entidad que quiera conceptualizar (y diferenciar) una zona del mapa. 

Para implementar un buen marketing digital turístico, es necesario asesorar, gestionar y mejorar la reputación online de las marcas que lo requieran. 

Además, hace falta una actualización continua, ya que la tecnología en el mundo del turismo cambia cada pocos meses con nuevas apps, webs o softwares de gestión que hacen que tu experiencia sea totalmente diferente a la del resto de usuarios (¡aun estando en el mismo sitio!). 

Es importante potenciar los valores de innovación, tecnología y modernidad, además de establecer una relación basada en la confianza y empatía con los clientes. 

Para ello, acciones como establecer una comunicación adaptada al público objetivo (con el mismo lenguaje e idioma), estudiar las necesidades de los clientes y ofrecer el servicio adecuado a cada caso ayudarán mucho a la hora de diferenciarte de la competencia haciendo un buen marketing digital turístico. 

Por otra parte, es necesario seleccionar unas variables que transmitan lo que queremos contar. Por ejemplo, unos colores y tipografía atractivos y un eslogan pegadizo son indispensables en cualquier campaña de marketing digital turístico (una frase que impacte y una música pegadiza serán recordadas mucho más tiempo). Es buena idea también contactar con posibles influencers para realizar alguna acción puntual que genere impacto y engagement inmediato. 

Son muy conocidas campañas publicitarias en las que vemos un eslogan del tipo “Tenerife, 100% vida” o “Cádiz, la ciudad que sonríe” y con el marketing digital turístico vamos un paso más allá: hay que analizar la marca y los recursos de los que dispone, marcar los objetivos a conseguir y saber qué estrategias hay que seguir para conseguirlos. Además, todo el proceso debe medirse y adaptarnos a las necesidades de la campaña. 

 

Como conclusión: hay que diferenciarse mediante la creatividad. Tenemos que innovar en cada acción que se ponga en marcha para alcanzar a más personas y, por extensión, a más clientes potenciales. Debe hacerse desde todos los frentes posibles con acciones coherentes y bien cohesionadas entre sí para cubrir todo el público.  

Artículos relacionados