El comercio local de Galicia en una “nueva normalidad”

Aunque estaremos de acuerdo de que los hábitos de los consumidores llevan cambiando años, en este 2020 ese cambio se ha visto acelerado de una forma inimaginable.

Desde el mes de marzo de este año, hemos visto como numerosas empresas han tenido que realizar diversos cambios internos para adaptarse a la “nueva normalidad” de la que todo el mundo habla.

En Galicia, por suerte ha tenido una buena época en cuanto a climatología se refiere, eso ha propiciado una mayor densidad de población en la calle y por tanto un consumo más elevado en los comercios locales ya que, aunque ha decrecido de forma exponencial, lo ha hecho de una forma más estable en comparación a otras comunidades.

¿Pero qué va a ocurrir con el comercio local de Galicia en invierno?

Ahora nos encontramos en un nuevo paradigma. Una situación anómala que obligará a muchos negocios a reinventarse o pivotar a otros sectores. El comercio local, hasta que la población pierda el miedo a esta situación (que no el respeto) le costará volver a sus números habituales si no cambian el método de relación con su público objetivo.

El mercando online despegará (más si cabe) de lo que lo ha hecho desde el mes de marzo y el consumidor realizará una vida más regionalista, con un círculo de confianza más cercano y reducido. Antes, un grupo de amigos se tomarían unas cervezas el viernes por la noche en una cafetería. Ahora lo harán en domicilios e intentando conseguir otro tipo de productos.

¿Qué puede hacer un comercio para lograr mantenerse?

Renovarse o morir dice el refrán y hoy en día con más razón que nunca. Los sectores como hostelería y turismo, poco a poco comenzarán a reflotar realizando cambios en su oferta anual. Aun así, su recuperación será una carrera de fondo de quizá hasta 2 años.

Otros sectores como el industrial, probablemente notarán una caída en la producción y tendrá que ver otras alternativas dentro de sus procesos productivos. Por ejemplo, una empresa que produzca cristal, podrá incluir en su oferta mamparas u otro producto que puedan producir en su misma fábrica.

Si somos propietarios de un pequeño negocio, lo mejor sería comenzar a analizar las formas de llegar a más público y realizando campañas de forma más eficiente. No olvidemos que internet es un lugar magnífico para vender prácticamente cualquier producto o servicio. Por ejemplo, si nuestro objetivo es la venta de productos como vino o jamón, quizá es el momento de dar una vuelta a la hora de ofrecerlos. Lo que hace unos días podíamos vender en un local, con un asesoramiento en persona, ahora podrá hacerse online a través de alguno de los gigantes del comercio electrónico y con un cambio en el envoltorio.

Acerca de Sociment

Tu Departamento de Marketing.

Artículos relacionados