El Surgimiento de los Prosumidores

Avatar

Como hemos mencionado con anterioridad, los mercados actuales están saturados. Piensa en cualquier producto que se te ocurra y te garantizamos que encontrarás al menos un par de docenas de alternativas, todas ellas con aproximadamente las mismas prestaciones y con precios similares, y cada una de un fabricante diferente.

Desde el punto de vista empresarial, lo ideal y más rentable es que los consumidores de tu sector te elijan a ti y no a tus competidores. Al fin y al cabo, si sois 12 competidores – por poner un número – dentro de un sector, entonces es imposible que te lleves el suculento pastel entero; lo que conseguirás es tan solo un mísero doceavo del pastel.

¿Cómo destacar entonces entre tus competidores en este mercado sobresaturado? ¿Es siquiera posible?

¡No decaigas! La respuesta es , sí es posible. Las empresas, estudiosos y demás entidades y personas involucradas en el mundo del marketing ya llevaron a cabo la búsqueda de la solución a este problema y, en efecto, la encontraron.

Y dicha solución es la personalización: permitir que tus clientes puedan personalizar tu producto antes de comprarlo, adaptándolo a sus gustos, necesidades o deseos. Eso hace que, aunque desde un punto de vista técnico o de prestaciones tu producto sea igual que el resto, desde una perspectiva más general su valor es mayor para el consumidor, ya que está hecho a medida al mismo.

Esta opción de personalizar, surgida como respuesta a un problema de diferenciación, ha influenciado, con el tiempo, el comportamiento del público y ha propiciado la aparición de una nueva clase de consumidor: el prosumidor o prosumer.

El Cambio de Paradigma en el Comportamiento del Consumidor

¿Qué es un prosumidor o prosumer?

Pues bien, con el auge de la personalización, la gente le cogió el gusto a eso de adaptar los productos a sus necesidades, lo cual hizo que más empresas ofrecieran esa opción, lo cual, a su vez, aumentó aún más el gusto del público por la customización, etc.

Este círculo vicioso ha generado a un segmento de los consumidores que le otorgan un gran valor a poder adaptar los productos que compran a sus designios y necesidades, y que están deseosos de poder crear contenido y participar en el proceso de diseño de los productos.

De ahí proconsumidor: productor + consumidor, o, en inglés, prosumer: producer + consumer.

La Actitud del Prosumidor

Como acabamos de subrayar, la naturaleza del proconsumidor tiene 2 partes: productor y consumidor.

La parte de consumidor es obvia: le gusta explorar y comprar productos que satisfagan sus deseos. Es la esencia del consumidor con la que todos estamos familiarizados.

La parte interesante y nueva es la de productor. Esta parte consiste en el deseo y la acción de generar contenido y diseñar cosas. El prosumidor pone en marcha esta parte de su actitud cuando, por ejemplo, crea y sube fotos, escribe posts o, más crucialmente, cuando personaliza los productos que compra – al fin y al cabo, personalizar un producto no es más que diseñar tú mismo parte de ese producto.

Cómo Atraer a los Prosumers

Y, una vez que queda clara la esencia del prosumer, ese nuevo tipo de consumidor, solo queda llevar a cabo una de las pasos fundamentales del marketing: adaptar nuestras estrategias para que resulten afines a nuestro público objetivo y que, así, podamos vender más y obtener más rentabilidad.

¿Qué podemos ofrecerle entonces al prosumidor para atraerlo, en base a lo que sabemos de su actitud? Muy sencillo:

  • En caso de que comercialicemos un servicio, ofrecerle al prosumidor algún lugar en el que expresarse.

Por ejemplo, si tenemos una plataforma digital, ofrecer la posibilidad a los usuarios de que escriban una bio o de que puedan realizar posts públicos que puedan ser leídos por el resto de usuarios.

  • Si lo que ofrecemos es un producto físico, ofrecer la posibilidad de customizar la apariencia  exterior o incluso algunas de las prestaciones de ese artículo.

Por ejemplo, si vendes calzado, puedes permitir a los compradores que elijan el color, el material, etc.

  • También si ofrecemos un producto físico, podemos dar la posibilidad de que los usuarios compartan sus personalizaciones con otros.

Continuando con el ejemplo de antes, una vez que el comprador haya personalizado su calzado, podríamos generar un enlace que dicho comprador pueda compartir en redes sociales y que permita a todos sus seguidores acceder a él y comprar calzado con las mismas personalizaciones.

Conclusión

Esperamos que el artículo de hoy te haya servido para esclarecer qué es un prosumidor o prosumer, ese nuevo y misterioso tipo de consumidor.

Sobre todo, esperamos que hayas podido entender un poco mejor su mente y sus actitudes y que así puedas elaborar una estrategia de marketing coherente y poderosa.

¡Mucha suerte en tu recorrido en el mundo comercial!

Acerca de Sociment

Tu Departamento de Marketing.

Artículos relacionados