¿Necesita tu marca un Rebranding o Restyling?

Avatar

Todo negocio conlleva un proceso de branding para crear una imagen y personalidad de la marca. Generalmente, el pensamiento es que perdure en el tiempo y sea un factor diferenciador de la competencia, pues una buena estrategia de marca se traducirá en resultados de calidad.

Pero como bien hemos experimentado este último año, los cambios han sido tan acelerados e inevitables que muchas empresas se han tenido que adaptar a la nueva realidad para consolidar su presencia en el mercado.

Y es que tal vez haya llegado el momento de evolucionar y cambiar radicalmente la estrategia de marca.

He aquí donde dos anglicismo entran en juego: el rebranding y restyling. Parecen ser sinónimos, pero no lo son, son estrategias totalmente diferentes. Eso sí, giran en torno a la marca.

***

¿Qué es el rebranding?

Puede que sea una de las estrategias más arriesgadas de marketing, pues busca un cambio sustancial en la marca desde sus orígenes con el objetivo de mejorar su posicionamiento, más allá de los cambios estéticos (de lo cual más adelante profundizaremos).

El rebranding implica la reconstrucción total o parcial de la marca, ya sea el nombre, diseño del logotipo o incluso la forma de comunicación y venta. La finalidad de todo ello es crear una nueva identidad con más personalidad.

¿Cuándo iniciar un proceso de rebranding?

  • “El target o público objetivo ha cambiado” y por tanto es necesario pensar otra estrategia dirigida al nuevo público para reconectar.
  • “La identidad no refleja lo que se pretende”. Esto es muy común cuando se monta una empresa y el aspecto se diseña de forma apresurada, lo cual es un grave error. Pero gracias al rebranding se puede tener una segunda oportunidad para encauzar la imagen ideal.
  • Ante la “aparición de nuevos competidores” la marca puede verse amenazada y por tanto se ve en la obligación de dar un cambio radical y potenciar esa pequeña diferencia.
  • La “pérdida de cuota de mercado” hace que las marcas se planteen redirigir su estrategia de branding buscando la relevancia y una percepción diferente de la marca.
  • También es recomendable que para “eliminar la mala imagen” de la marca, los cambios partan desde sus raíces y no algo meramente estético.

***

¿Qué es el restyling?

Ahora sí, el restyling, a diferencia del rebranding, hace referencia a la modificación del estilo e imagen de la marca sin la necesidad de alterar la esencia de la misma, simplemente se trata de un tema de percepción visual, la estética.

El proceso implica, entre otros, la renovación de los colores, tipografía, formas, logotipo, web o packaging para modernizar la marca a un estilo más atractivo y actual, a fin de cuentas, un cambio frente los ojos del consumidor.

Es muy importante que estas alteraciones no se realicen de forma agresiva, ya que si resulta ser una marca relativamente consolidada en el mercado puede suponer el rechazo por muchos. De hecho, existen empresas que se han visto obligadas a retroceder sobre sus pasos.

¿Cuándo atreverse por el “cambio de look”?

Todo va a depender de las pretensiones de la empresa, pero aquí te dejamos 4 razones:

  • Relanzamiento: todo lo nuevo llama la atención del público de forma que el cambio ayudaría a ver a la marca con otros ojos.
  • Rejuvenecimiento: el tiempo también hace envejecer la imagen de marca, por lo que el rediseño estético mostraría dinamismo y evolución.
  • Cambios en los propietarios, fusiones o adquisiciones: es habitual que cuando las empresas pasan por cambios en su estructura, realicen modificaciones para dejar constancia de los mismos.
  • Cambios en la estrategia: cuando se pretende realizar cambios en la estrategia de comunicación se suele acudir al restyling.

¿Por qué arriesgarse?

Esa famosa frase de “quien no arriesga no gana” encaja a la perfección con el restyling. Es normal que puede ser un reto el diseñar algo de lo que ya hay un diseño, pero los cambios visuales en una marca pueden refrescar y atraer buenas energías.

  • Refuerza la personalidad y la imagen de marca
  • Muestra preocupación por sus clientes
  • Pone de manifiesto los nuevos cambios
  • Capta y fideliza a clientes

***

Como bien hemos comentado, el paso del tiempo o los cambios en los consumidores hace que muchas marcas renueven su imagen para adaptarse a las exigencias de ellos. De esta forma, ¡te dejamos algunos ejemplos para inspirarte!

Mc Donald’s

Esta marca ha sido duramente criticada por servir comida basura y, en consecuencia, perjudicial para la salud. De esta forma su reputación no era nada positiva, así que para evitar el declive invirtió en un rebranding.

Este en concreto consistió en pasar del característico rojo al verde para transmitir una imagen limpia, elegante y saludable. Así pues, con la nueva imagen da la sensación de un restaurante saludable en lugar de un establecimiento de comida insana.

Blablacar

Esta plataforma ha dado un cambio radical de su logotipo, pues el paso del tiempo ha provocado dejar atrás ese tono divertido y centrarse en un concepto más maduro: “una red social que acerca a la gente a los lugares que más les gustan”.

Para ello el diseño consiste en reflejar la relación entre el viajero-conductor con las dos “B” del nombre de la marca y al mismo tiempo representan la interacción social durante el viaje.

Y, como se puede comprobar, los cambios pueden ser la solución de muchos problemas: mejora de la reputación, reconexión con los clientes, maduración de la idea de marca o incluso solventar alguna nueva exigencia del mercado.

 

Acerca de Sociment

Tu Departamento de Marketing.

Artículos relacionados